INVESTIGADORES DEL CAMPUS DE SORIA ESTUDIAN LOS HÁBITOS NUTRICIONALES DE LOS UNIVERSITARIOS

descargaInvestigadores del Campus de Soria de la Universidad de Valladolid (UVa) presentarán en el VII Simposio ‘Nuevos desarrollos en alimentación, actividad física y salud’, que se celebra en Vitoria del 1 al 3 de julio, sendos estudios en torno a los hábitos nutricionales de los estudiantes universitarios.
El primero de ellos, titulado Efecto de una intervención de seis meses en actividad física y nutrición sobre marcadores plasmáticos de estado nutricional en estudiantes universitarios, ha sido realizado en colaboración con el Centro de Alto Entrenamiento y Promoción Deportiva (CAEP) y el Centro Hospitalario Santa Bárbara de Soria.
El objetivo de este trabajo fue estudiar el efecto de una intervención en actividad física combinada con educación nutricional sobre diferentes variables bioquímicas relacionadas con el metabolismo de nutrientes y sobre marcadores plasmáticos de balance energético (concretamente la hormona proteica leptina) y de estrés oxidativo (específicamente el malondialdehído o MDA)
En el segundo trabajo, Modificación de hábitos alimentarios tras una intervención educativa en estudiantes universitarios, han participado investigadores de las facultades de Fisioterapia, Educación y Enfermería de Soria y del CAEP. Según detallan, la educación para la salud “ha demostrado ser el arma más efectiva en la modificación de hábitos alimentarios”, de modo que “una buena formación sobre nutrición puede condicionar la futura elección sobre alimentación”.
El fin último de este estudio fue evaluar la ingesta de alimentos y el perfil de la dieta en alumnas universitarias y su modificación tras una intervención educativa. Según la investigación, que se llevó a cabo en tres fases durante un curso académico, el 88’2 por ciento de las participantes mostró una adherencia media-óptima a la dieta mediterránea y, tras la intervención educativa, se observó un mayor consumo de frutas, verduras y pescado y un menor consumo de carne grasa. Las vitaminas B3, folatos y sobre todo la vitamina C aumentaron significativamente y el consumo de sodio disminuyó de forma significativa.

Ambos trabajos, dirigidos por la catedrática de la Escuela de Fisioterapia de Soria Lucía Pérez-Gallardo, han sido desarrollados por los investigadores Roberto Ramírez, Teresa Mingo, Isabel Bayona, Francisco Navas, Enrique Márquez, Luís Rabadán y Mª Ángeles Ferrer.

Esta entrada fue publicada en Campus y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *